nntp2http.com
Posting
Suche
Optionen
Hilfe & Kontakt

[OT] Bibliografía del cómic español durante el franquismo (I)

Von: Tony Jobim Brazil (milesdavis970@yahoo.com) [Profil]
Datum: 29.10.2006 12:37
Message-ID: <1162121822.532831.148490@i42g2000cwa.googlegroups.com>
Newsgroup: es.rec.ficcion.misc
HECHOS Y OBRAS RELEVANTES DEL PERIODO:

1940 :   Aparición de "Los Piratas del Aire", primera aventura de los
inefables "ROBERTO ALCAZAR Y PEDRIN", auténtico fenómeno de masas
en
la España de la posguerra. Con guión de Juan Puerto, director de la
Editorial Valenciana, y dibujos de Eduardo Vañó, narra las aventuras
de Roberto Alcázar, periodista-detective español, y un huérfano de
unos 12 años al que encuentra casualmente en Portugal, Pedrín
Fernández, al que convierte en su ahijado y ayudante. Inspirado en el
personaje italiano Dick Fulmine (rebautizado como "Juan Centella" en su
versión española) creado dos años antes por Carlo Cossío,
Roberto
Alcázar es sin duda alguna el personaje más popular y longevo del
comic franquista, y el más representativo, ideológicamente hablando
(no para bien, claro) del mismo junto con "El Guerrero del Antifaz". De
hecho, no es extraño que su vida editorial (1940-1976) coincida casi
exactamente con el período dictatorial, alcanzando la formidable cifra
de 1.219 números publicados insólita en un cuadernillo de aventuras.
Precisamente "Roberto" fue la serie que popularizó en nuestro país
ese formato apaisado típico de los mismos, hasta entonces inusual,
convirtiéndolo en un auténtico boom sociológico (en 15 años
surgieron más de 800 series con esa presentación). Facha, machista,
prepotente, involuntariamente surrealista en sus desopilantes aventuras
(carentes del más mínimo sentido del ridículo) y pésimamente
dibujado, Roberto es presa fácil de
vapuleos para los estudiosos del medio, pero no por ello deja de ser un
personaje merecedor de una especial atención en virtud de su
increíble y sorprendente popularidad.


1940: La revista "CHICOS"  resurge tras la contienda con fuerza
renovada, bajo la competente dirección de Consuelo Gil, capaz de idear
iniciativas tan audaces como la creación de un minúsculo comic
femenino ("Mis Chicas") gracias al sabio aprovechamiento del papel
sobrante de la edición de "Chicos" . Durante  una década, esta
última es la revista de referencia del comic español, alcanzando una
talla mítica un tanto exagerada considerando que, en su mejor época,
es una publicación de sólo 16 páginas , la mitad de las cuales
están ocupadas por aburrido y rutinario texto (relatos moralizantes,
cartas de los lectores, secciones de cine y deportes, etc.).

No obstante, pese a una estructura similar (en lo peor) al resto de las
revistas de comics de la época, "Chicos" destaca sobremanera por la
calidad gráfica de sus series (los guiones eran otro cantar), a años
luz del tosco amateurismo que abunda por aquellos tiempos en el medio.
Entre ellas cabe destacar "Jim Erizo y su Papá" de Gabi , Cuto de
Jesús Blasco [Ver año 1945], "Pepe Carter y Coco" de Angel
Puigmiquel
[Ver año 1942] , "El Capitán Misterio" [Ver año 1944] , de
Emilio
Freixas, o "Pistol Jim", de Carlos Freixas (hijo de Emilio), a las que
hay que añadir numerosas obras sin personaje fijo firmadas por
profesionales como Castanys, Opisso, Porto, Llimona o Moreno . El buen
hacer de todos estos nombres en el dibujo convierte a  "Chicos" en la
gran favorita de los lectores,
deslumbrados por unas páginas considerablemente más vistosas que las
de la competencia. No obstante, a partir de 1950, "Chicos" no sabe
renovarse y comienza a perder terreno frente a sus rivales, sufriendo
diversos altibajos hasta desaparecer definitivamente en 1955.


1941 : "TBO" inicia su segunda etapa editorial tras la contienda, que
será la de mayor esplendor y la convertirá, hasta el filo de los
años 70, en la máxima rival de las revistas Bruguera (luego absorbida
por su enemiga) a la cabeza del comic humorístico nacional. La
reunión en sus páginas de los artistas supervivientes de la etapa
anterior con una nueva generación de profesionales dará lugar a una
irrepetible nómina de excelentes autores entre los que destacan
Ricard Opisso, Salvador Mestres, Valentín Castanys, Arturo Moreno,
Joaquín Muntañola, José Mª Blanco, Manuel Urda, Ramón
Sabatés
(recordado por la disparatada "LOS GRANDES INVENTOS DE TBO", una serie
de invenciones imaginarias supuestamente creadas por el Profesor Franz
de Copenhague en la onda de las "Inventions" del americano Rube
Goldberg)  y un largo etcétera. Con todo, las indiscutibles figuras de
la revista serán Marino Benejam [Ver año 1944] y JOSEP COLL,
auténtico maestro del humor sin palabras con toques surrealistas que
durante décadas desarrolló una de las producciones más brillantes y
originales que se hayan visto en el comic español. Desgraciadamente,
su talento no evitó
que a menudo tuviera que compaginar su trabajo con el de albañil para
poder sobrevivir (porque la miseria que le pagaban como historietista
no le daba para comer) o que en 1984, ya anciano y empobrecido, pese al
intento de reivindicación de su figura comandado por el editor Joan
Navarro y su revista "Cairo", Coll se suicidara víctima de una
profunda depresión.


1942 :  Comienza en "Chicos" la primera de las seis aventuras largas de
"PEPE CARTER Y COCO", escrita y dibujada por ANGEL PUIGMIQUEL. La serie
está protagonizada por un detective juvenil a imagen y semejanza de
Sherlock Holmes, acompañado de un niño negro, Coco, a modo de
ayudante, pero se encuadra más en el género fantástico que en el
policíaco. Auténtica rara avis del
comic hispano de la época, Puigmiquel desarrolla un peculiar estilo
caricaturístico muy personal, quizá más relacionado con los
"cartoons" americanos que con el comic propiamente dicho, y
perfectamente acorde con el trepidante ritmo de sus aventuras. Estas
son publicadas, como todas las de "Chicos", a razón de una única
página semanal con "continuará", y, en consecuencia, obligadas a
ofrecer continuas y alocadas peripecias para que tan minúsculo espacio
no supiera a
nada al lector de la revista. Eso explica el que, como muchas otras
series de la célebre
publicación, "Pepe Carter" posea unos guiones más bien
incoherentes y
atropellados, si bien el nonsense y el humor surrealista practicados
por Puigmiquel ayudan a disimularlo.

Con todo, es evidente que el interés de su trabajo, desde la
perspectiva actual, es puramente gráfico, destacando el formidable
talento desplegado para la composición de página en la que
probablemente es su mejor obra : La aventura de Pepe Carter titulada
"S.O.S. en el Museo Diabólico". La originalidad y el sentido visual
demostrados por Puigmiquel en sus obras de madurez hacen lamentable su
temprano abandono del comic, en la cima de su talento y tras apenas una
década centrado en el mismo, para marchar a Sudamérica y dedicarse a
otros menesteres como la animación o la publicidad, lo cual explica su
escasa popularidad entre los aficionados al comic más allá de los
estudiosos del mismo.


1944  :  Se publica en el mítico "TBO" la primera historia de "LA
FAMILIA ULISES", de MARINO BENEJAM, que se convertirá en la serie más
popular de la veterana publicación. En ella se narra la vida cotidiana
de una familia típica de clase media española (los señores de
Higueruelo), en lo que constituye un detallado y entrañable repaso a
los usos y costumbres del país durante varias
décadas, desde los famosos utilitarios a las verbenas populares,
pasando por las festividades tradicionales, los veraneos en el campo,
el snobismo fomentado por las modas made in USA, los arreglos
matrimoniales, la mojigatería, los timos callejeros, y un largo
etcétera. Paradigma del humor amable y atemporal típico del "TBO",
"La Familia Ulises" se convertirá en la creación más
célebre del
dibujante menorquín, si bien su ingente producción para la revista
incluirá, además de numerosas historias sin protagonista fijo, otras
dos series de excelente acogida : La tira muda "Melitón Pérez"
(1936)
y la exótica "Morcillón y Babalí" (1946), relato de las
aventuras de
un cazador de fieras en un África "naif" que recuerda al Congo
visitado por Tintín unos años antes.


1944 :    Sale a la calle "EL GUERRERO DEL ANTIFAZ", creación de
Manuel Gago y uno de los comics  más archipopulares del período
franquista. Crónica monolítica de las hazañas de un español
criado
por los moros, que a resultas de la revelación (más bien una
iluminación) de sus raíces cristianas cambia de bando y combate a sus
antiguos amigos con el fanatismo de los conversos (aunque eso sí,
ocultando su pasada vergüenza con una máscara), acumulará la
cantidad de 668
cuadernillos publicados a lo largo de 22 años repletos de incansables
(aunque a la postre cansinos para el lector) combates con el infiel.
Ejemplo arquetípico del comic maniqueo, repetitivo, unidimensional y
patriotero tan propio del período, no es óbice para romper una lanza
a favor de su autor, dibujante limitado pero relativamente digno para
la época, muy influyente en su profesión y dotado de una apabullante
capacidad de trabajo que multiplicó su producción, dentro de la
que cabe destacar otras series como "El Pequeño Luchador" (1944),
"Purk, el Hombre de Piedra" (1949), "El Espadachín Enmascarado"
(1952)
o "Piel de Lobo" (1959).


1944:   EMILIO FREIXAS publica la primera historia de su personaje "El
Capitán Misterio" , titulada "La Secta de Saong", en la
efímera
editorial Mosquito, creada por Freixas, su hijo Carlos y Angel
Puigmiquel (guionista de esta primera aventura) con la intención de
independizarse de "Chicos" ; pero la experiencia no tiene éxito por
problemas de distribución . Recalado definitivamente en la famosa
revista de Consuelo Gil, para la que Freixas elabora algunos de sus
comics más populares (como "El Secreto de la Guía
Telefónica" (1944)
o "El Misterio del Murciélago Humano" (1945) ) "Misterio" se
convierte
en el personaje más célebre de Freixas, pese a protagonizar sólo 4
aventuras que suman en total unas 44 páginas. Se trata de un
justiciero encapuchado (con un siniestro aspecto más propio de villano
que de héroe, la verdad) cuyo rostro nunca es revelado, al que
secundan en sus exóticas peripecias  un forzudo mulato, Pancho, y un
niñato rubiales llamado Balín. Desde el punto de vista gráfico, es
uno de los mejores trabajos de Freixas junto con "Sir Black" (1946), un
mago justiciero e
hipnotizador, claramente inspirado en el Mandrake de Lee Falk, del que
realiza 3 historias con delirantes guiones de Canellas Casals.

Apodado en alguna ocasión "El Alex Raymond Español" con no poca
generosidad, Freixas es un magnífico ilustrador que, tras la Guerra
Civil, prueba suerte con el comic, con resultados mucho menos
interesantes. Su poca experiencia con el nuevo medio se traduce al
principio en comics que son más bien relatos ilustrados, con enormes
bloques de texto  y un dibujo que no acaba de integrarse con él, pero
paulatinamente va cogiendo soltura y agilidad con la narrativa dibujada
. Irónicamente, cuando Freixas ya comienza a tomarle la medida al
comic, su breve paso por el mismo finaliza (la mayor parte de su obra
comiquera se realiza en la década de los 40) dedicándose de nuevo a
la ilustración y a la enseñanza del dibujo a través de materiales
didácticos durante el
resto de su carrera, regresando al comic muy esporádicamente y sin
demasiado éxito, pasada
ya su época de gloria.


1945 :  Se asienta definitivamente tras dos años de existencia
irregular el semanario "JAIMITO", publicado por Editorial Valenciana,
que disfrutará de bastante éxito durante el franquismo, en especial
cuando en 1952 se enriquezca con el añadido del color. Con un tono
mucho más optimista e ingenuo que las publicaciones Bruguera, recibe
su nombre de su serie central, "Jaimito y su Pandilla"
creada por Palmer, si bien será Karpa (seudónimo de Rafael Catalá)
el que la dote, a partir de
1947, de su estructura definitiva y haga famosos a los niños que la
integran (Jaimito, Boliche y Tejeringo) así como al barbudo y gruñón
Don Camorra, enemigo primero y aliado después del trío en sus
aventuras. Otros dibujantes representativos de la publicación (y del
humor de la escuela valenciana) serán José Palop ("Bartolo, As de los
Vagos", "Sherlock Pómez"), Francisco Sifre,
Arturo Rojas ("Nabucodonosor y Pío"), Serafín, Edgar, Jesús
Liceras,
Nin, Ambrós (popular por su celebérrimo "Trueno") y José
Sanchís
("El Capitán Mostachete", "El Soldadito Pepe") . Tras una larga
agonía en la que intenta sin éxito sobrevivir en la etapa
postfranquista, "Jaimito" desaparecerá en 1985 (junto con la Editorial
Valenciana, que cerrará en esa fecha), habiendo alcanzado
la nada despreciable cifra de 1.686 números.


1945   :   Aparece la aventura más famosa de CUTO : "TRAGEDIA EN
ORIENTE", con guión y dibujos de JESUS BLASCO, que consagra a dicho
personaje como uno de los grandes iconos del comic español. Creado
antes de la guerra como secundario humorístico, es a partir de 1940
cuando Cuto (inspirado por el propio hermano del autor, Alejandro)
comienza a cobrar popularidad en "Chicos", convirtiéndose en su
personaje fetiche por excelencia. Los jóvenes lectores de la
revista (entre los que se encuentra el futuro rey Juan Carlos de
Borbón) admiran a este crío pecoso y bajito que, en la tradición del
Pedrín de Roberto Alcázar, actúa como un adulto, ya sea disparando
un revólver o pilotando un avión, y lo mismo se convierte en policía
que en periodista, militar o agente secreto.

Dibujante de talento aunque irregular, Blasco usa Cuto como laboratorio
de pruebas para diferentes estilos gráficos que oscilan desde la
caricatura hasta el realismo más sombrío, con desigual fortuna. No
obstante, el conjunto, si bien lleno de altibajos, presenta bastante
interés. Como de costumbre en los autores de "Chicos", los guiones
constituyen el punto más endeble de la estructura, pero no
carecen de chispazos de talento, a veces sublimados por los fans de
Blasco, que encuentran en "Oriente" (donde Cuto se enfrenta a dos
dictadores sucesivos, uno blanco y otro oriental) osadas y más que
discutibles referencias veladas al bombardeo de Guernica o al
holocausto nazi. Es mucho más probable que el increíble sadismo que
Blasco exhibe en las actitudes de los villanos de esta
historia  sea, simplemente, una condena del fascismo en general sin
asignarle nacionalidad alguna, lo cual no es raro en un artista que
antes de cumplir los 22 años ya había pasado por la cruda experiencia
de luchar en el bando republicano durante la Guerra Civil y luego
acabar en un campo de prisioneros francés. De cualquier modo y pese a
sus carencias, tanto "Oriente" como la siguiente
aventura de Cuto, "En los Dominios de los Sioux" (1946), unánimemente
consideradas las
mejores de personaje, siguen teniendo hoy día considerables valores
(gráficos sobre todo) .


1947 :   Pantaleón y Francisco Bruguera, hijos del fundador de la
Editorial "El Gato Negro", resucitan tras la guerra la actividad de la
misma cambiando su nombre por el apellido familiar y recuperando la
cabecera más célebre de los comics de la empresa : "PULGARCITO".
Es
el comienzo de un imperio editorial fundamental en la Historia del
comic español que, pese a brillar con luz propia en el campo de las
series aventureras, obtendrá su mayor popularidad con el comic
humorístico gestado por la casa : Un comic que retratará
corrosivamente como ningún otro la vida cotidiana en el franquismo, y
reunirá bajo las publicaciones de la editorial a un grupo de creadores
irrepetibles (a los que se denominará "Escuela Bruguera") cuyo genio,
legado e influencia aún no han sido honrados como merecen.

Los cuatro puntales del grupo serán Manuel Vázquez [Ver año 1949],
Francisco Ibáñez [Ver año 1958], Alfons Figueras [Ver año
1967]  y
Josep Escobar [Ver año 1947], pero cabe destacar también en el mismo
a Jorge ("Doña Urraca", 1948), Gustavo Martz-Schmidt ("El Doctor
Cataplasma", 1953 ; "El Profesor Tragacanto", 1960), Guillermo Cifré
("El Reporter Tribulete", 1947 ; "Don Furcio Buscabollos", 1947 ;
"Cucufato Pí", 1951) , Carlos Conti ("Carioco", 1949 ;
"Apolino
Tarúguez", 1951) , Nené Estivill ( "La Terrible Fifí",
1958;
Agamenón", 1961), JOSÉ PEÑARROYA ("Don Pío",
1947 ; "Don
Berrinche", 1948 ; "Gordito Relleno", 1952 ; "Pepe el Hincha",
1962) ,
ROBERTO SEGURA ("Rigoberto Picaporte", 1957 ; "Los Señores de
Alcorcón", 1960 ; "La Panda", 1969) y RAF ("Sir Tim
O´Theo", 1970).
La ingente producción humorística de estos y otros integrantes de la
Escuela propiciará la aparición de nuevas publicaciones que irán
sumándose progresivamente a la decana
"Pulgarcito", las más relevantes de las cuales serán "El
DDT" (1951),
"Can Can" (1958), "Lily" (1962) , "Din Dan" (1965 ) ,
"Gran Pulgarcito"
(1969) y "Mortadelo" [Ver año 1970], junto a la absorbida
"Tío Vivo"
[Ver año 1957].


1947:     Josep Escobar crea dentro de la Escuela Bruguera su personaje
más recordado : "CARPANTA", un vagabundo sin techo aquejado de hambre
perpetua que retrata en forma aparentemente jocosa las penurias de la
posguerra y la (nada divertida) situación real de no pocos españoles.
El mismo carácter corrosivo se aprecia en "Doña Tula, Suegra"
(1951),
que no tardará en ser prohibida por la censura a tenor de su violento
y feroz tratamiento del personaje titular , así como en "Petra, Criada
para Todo" (1954), plasmación crítica y tierna a la vez de la
opresión de los sirvientes a manos de sus señores, y del contraste
entre el mundo rural y semianalfabeto del que son originarios los
primeros y el entorno urbano en el que habitan los segundos. Con todo,
la creación más popular de Escobar acabará siendo "Zipi y
Zape"
(1948), versión hispana de los célebres "Katzenjammer Kids"
americanos, cuyos traviesos protagonistas se deslizarán con el tiempo
hacia
el infantilismo más pueril e irrelevante.


1947:      Aparición en la revista "Pulgarcito" de"EL INSPECTOR
DAN",
de Rafael González (guión) y Eugenio Gíner (dibujo). Se trata sin
duda de la mejor serie policíaca del franquismo, si bien en no pocas
aventuras sobrepasa con creces los límites del género para penetrar
en el terror puro y duro. Su protagonista, un jóven inspector de
Scotland Yard cuyo apellido nunca es mencionado, se enfrenta en
compañía de sus compañeros la también policía Stella y
el cómico
y petulante inspector Simmons a muertos resucitados, momias vivientes,
monstruos prehistóricos, serial killers, espectros, demonios, robots
asesinos y hasta al mismísimo doctor Fu-Manchú, en una interminable y
gozosa sucesión de carreras, peleas, trampas, sustos y cliffhangers de
infarto inspirados en los pulps
más delirantes y el mítico cine de terror de la Universal.

Cualquier posibilidad de realismo o credibilidad es desechada de
antemano, y el frustrante ritmo de publicación de la serie (a razón
de 1 página por número semanal de "Pulgarcito") hace que la
coherencia interna de las historias sea más que endeble (más que
cabos sueltos, en las explicaciones a los enigmas quedan cuerdas
completas por atar) ; sin embargo "Dan" no es un comic presidido por la
lógica, sino por la atmósfera y la acción. La gran habilidad de
Giner para
crear ambientes siniestros e inquietantes, así como villanos
estremecedores, unida al ritmo trepidante de peripecias e imaginativas
situaciones de peligro, convierte a sus primeras y mejores historias
("El Museo Siniestro", "Satán vuelve a la Tierra", "Noche
Lúgubre")
en auténticas joyas de suspense. El gran éxito del personaje impulsa
en 1951 la creación de una colección de cuadernillos
autoconclusivos que alcanzará los 74 números, que obligará, dada la
lentitud de producción del minucioso Giner, a utilizar otros
dibujantes como Macabich, Darnís o Vivas (y otros guionistas como
Víctor Mora) en la serie, si bien el delirante y terrorífico tono de
las primeras aventuras es sustituído por una temática policíaca
más
tradicional.


1947:    Editorial Toray lanza la colección "AZUCENA", cuadernos
autoconclusivos de historias románticas especialmente dirigidos al
público femenino. Más allá de la punta de lanza constituída
por
"Mis Chicas", "Azucena" es el primer intento claro y decidido de
conquistar para el comic a un sector tradicionalmente menospreciado
(cuando no directamente ignorado) en nuestro país por las
editoriales, que habitualmente identifican la lectura de tebeos con el
sexo masculino. El gran éxito alcanzado por la colección demuestra lo
erróneo de esa actitud, y sirve de acicate para la aparición de
numerosas publicaciones en la misma línea como "Florita" (1949),
"Mariló" (1950) o "Claro de Luna" (1959) , todas con el mismo
corte
timorato y moralizante, claro está : Se trata de fomentar
entre las niñas y las adolescentes una visión pura, casta y servil
del amor que prepare su futura conversión en sumisas y ejemplares
esposas. Pese a ello, estas publicaciones romperán otra norma no
escrita permitiendo el acceso a la profesión (con carácter casi
excepcional por su rareza en un ámbito claramente machista) de
dibujantes femeninas tan dignas como Rosa Galcerán, Carmen Barberá
(luego famosa por su serie "Mary Noticias", 1960) o María Pascual, sin
nada que envidiar artísticamente a sus colegas masculinos.


1947 :   Aparece la revista "El Coyote", cuyo personaje principal es el
justiciero enmascarado que le da título, el cual ya ha cosechado
éxito previamente en formato de novela y ahora es adaptado al comic
por su creador, José Mallorquí, en los guiones, y el dibujante
Francisco Batet . Pese a la brevedad de la extensión de las historias
(con unas 10 - 15 páginas por término medio, repartidas
frecuentemente en dos o más entregas con "continuará") , a menudo
finalizadas a la carrera por un Mallorquí al que claramente le falta
espacio para desarrollarlas, el resultado es considerablemente digno
(aunque muy inferior a las novelas que lo inspiraron). Buena parte del
mérito reside en Batet, un dibujante bastante correcto que no tiene
miedo a romper ocasionalmente las rígidas  rejillas de viñetas
habituales en la época.


[ Auf dieses Posting antworten ]